Las irregularidades entorno a la Torre, paso a paso

Publicado el
  • sábado, 1 de marzo de 2014
  • con
  • Etiquetas: , , ,
  • (Artículo actualizado el 30 de agosto de 2014)

    En la Urbanización Torremuelle, sita en Benalmádena Costa (Málaga), existe una Torre Vigía denominada Torre del Muelle que data del siglo XVI y que está declarada como Bien de Interés Cultural (B.I.C.). Anexo al mismo, se encuentra el Restaurante Blankko Restaurant & Lounge cuyo propietario, que a la vez es presidente de la Comunidad General de la Urbanización Torremuelle, Kamran Motamedi, ha efectuado diversas obras de reforma no sólo de su propiedad, sino también en el entorno de protección de la precitada Torre. En dicha zona de dominio público ha construido una jardinera de obra, un muro y ha enfoscado y pintado de blanco las piedras centenarios de los muretes de los bancales de la zona verde pública, por lo que ha alterado de manera considerable, y sin ningún tipo de control por parte de las autoridades locales (sin licencias de obras ni autorizaciones), la estética del Conjunto Histórico que siempre ha caracterizado a este entorno protegido, afectando a la degradación de los valores culturales del mismo; pues la ha adaptado a la imagen corporativa de su local que imita a una costa ibicenca.

    Además de ello, ha colocado una puerta en la entrada principal del monumento que impide el acceso libre y transito de los ciudadanos a la Torre Vigía y a los terrenos colindantes de dominio público. Todo declarado Bien de Interés Cultural (B.I.C.).

    A pesar de que la zona verde pública de la Torre Vigía debía ser cuidada y mantenida por el Ayuntamiento de Benalmádena, éste siempre se ha desentendido de estos trabajos ya que la Comunidad General Torremuelle desde su existencia estuvo realizando, perfectamente, el mantenimiento de esta zona verde pública. Pero desde que llegó a la presidencia de esta Comunidad, el propietario del precitado restaurante en el año 2010, en su condición de presidente ordenó dejar abandonada toda esta zona pública. Un año después, con el pretexto de que esta zona estaba abandonada, comenzó a realizar obras en el mismo con la intención, como hemos visto, de apropiarse indebidamente de ellos.

    Desde hace meses, los vecinos de Torremuelle estamos recogiendo firmas para que todo el entorno de este Bien de Interés Cultural, de dominio público, vuelva a su estado original, eliminándose el enfoscado de color blanco de los muretes de los bancales, para que se recupere los valores culturales vulnerados y su estética, así como también la retirada de la puerta existente en uno de los accesos a este monumento por el que durante más de 40 años hemos accedido y transitado por el mismo.

    No entendemos cómo las autoridades competentes consienten que se haya dañado la imagen del conjunto de este monumento. Dicho vandalismo ha degradado los valores culturales de la Torre Vigía y ha perdido completamente la estética con la que se caracterizan estos monumentos y su entorno en la costa malagueña (ejemplos: Gibralfaro en Málaga Capital; Castillo Sohail en Fuengirola, etc.) para adaptarse y semejarse a una costa ibicenca.

    Un acto similar sería impensable que ocurriera, por ejemplo, en el casco histórico de Toledo o en Santillana del Mar (Cantabria). En dichos lugares a ningún vecino se le ocurriría enfoscar una pared de blanco y, mucho menos, que se lo permitan las autoridades competentes.

    Para legalizar estas obras realizadas y concluidas sin permiso municipal, el propietario del restaurante solicitó dos licencias de obra menor, a posteriori. Dichas licencias han sido denegadas por no ser compatibles los trabajos realizados. Por tanto, tampoco entendemos por qué aún el Ayuntamiento de Benalmádena no ha ordenado la demolición o restauración de la realidad física alterada de la zona, si se han denegado las licencias de obra menor solicitadas. 

    http://www.change.org/es/peticiones/excmo-ayuntamiento-de-benalm%C3%A1dena-m%C3%A1laga-salvemos-la-torre-vig%C3%ADa-torremuelle-de-benalm%C3%A1dena-patrimonio-de-todos

    Debemos destacar que todo el entorno de la Torre Vigía, incluido el propio restaurante, en el PGOU tiene un grado de protección Tipo 1:
    “En ellos la protección es integral, estando prohibido por la legislación vigente cualquier operación de desarrollo, incluyendo la remoción de tierras, la edificación y la urbanización”.

    CRONOLOGÍA DE LOS HECHOS

    El 14 de Abril de 2011, empezaron cortando todos los cipreses y, posteriormente, movieron el muro que está entre la torre y el restaurante (cuya altura tiene un metro aproximadamente), desplazándolo algo más de un metro para conseguir más terreno para el restaurante. 

    Curiosamente empezaron a cortar los cipreses el mismo día que el entonces alcalde Enrique Moya y el presidente de la Comunidad General de Torremuelle (propietario del precitado restaurante), Kamran Motamedi, firmaron el Convenio en el que la facturación del agua de toda la urbanización sería llevada a cabo por la empresa municipal EMABESA. ¿Coincidencia? ¿Casualidad? 






    En Mayo de 2012 comenzaron a traer los materiales de construcción, y se empezó con las primeras reformas, entre ellas, el enfoscado y pintado de los muretes de los bancales de color blanco. De los cuales somos testigo que estaban en perfecto estado y sin ningún peligro de derrumbe.



    En Junio de 2012 procedieron a la construcción de una jardinera y de los bancos de obra sobre la cubierta de los aparcamientos. Esta cubierta, según PGOU es "Viario Público" y pueden hacer uso y disfrute de ella, pero no pueden o no deben construir mobiliario fijo. Por ejemplo, en Arroyo de la Miel, los restaurantes pueden poner un número determinado de mesas y sillas, con previa autorización municipal, siempre y cuando se puedan recoger cuando el local esté cerrado.



    Como se puede apreciar en la fotografía siguiente, todo lo que supuestamente no está permitido, y el pintado que en toda reforma suele ser lo último, curiosamente aquí es lo primero que concluyen. ¿Por qué?


    En Julio de 2012, el Ayuntamiento, tras recibir una denuncia por parte de varios vecinos, los inspectores de urbanismo visitan las obras que se estaban realizando en el exterior del restaurante Blankko (anteriormente denominado El Mirador) y se procede a la paralización cautelar de las mismas por no tener ninguna licencia de obras, y se le impone una multa, como mínima, de 600 euros. 



    Para la legalización de dichas obras, le solicitan a los propietarios del local:
    - Informe favorable de la Delegación de Cultural.
    - Para la obra de mejoras de instalaciones será necesario aportar documentación técnica con el cumplimiento de las normas.
    - Sobre las actuaciones que se están realizando sobre el Viario Público (techo de los aparcamientos) y sobre el Sistema General de Espacios Libres Publicos (los bancales contiguo a la Torre vigía), será necesario contar con la aprobación municipal.
    - Presupuesto de las obras y descripción de las mismas conforme a la tramitación de obras menores. 
    En Abril de 2013, el propietario del Restaurante Blankko solicita licencia de obra menor al Ayuntamiento de Benalmádena para la "instalación de alumbrado decorativo en el jardín", pero no para legalizar las obras ya realizadas de enfoscado de los muretes y la construcción de un muro y una jardinera en esta zona pública protegida. Para reducir los gastos de las tasas municipales para la solicitud de la licencia de obras, presenta un presupuesto que no llega a los 2.000 €. Cualquier persona que haya hecho cualquier mínima reforma en su casa sabe que el precio de estos trabajos de albañilería superarían con creces esta cantidad. Siempre y cuando se hagan con su correspondientes facturas con IVA y trabajadores dado de alta en la Seguridad Social. 

    En el mismo mes de abril de 2013, sin tener aprobada la licencia solicitada, las obras paralizadas en julio de 2012 son reanudadas por el propietario del restaurante sin el control de ningún técnico de la Administración Pública. Por tanto, nadie nos puede asegurar que en dichos terrenos, de los que fuimos testigos de que fueron completamente removidos para la colocación de tuberías y otros, no se ha dado lo dispuesto en el artículo 50, Régimen de los hallazgos casuales, de ley 14/2007 de 26 de noviembre de Patrimonio Histórico de Andalucía.




    En Mayo de 2013 empezaron a demarcar las zonas de construcción.



    En Junio de 2013, el propietario del precitado restaurante solicita otra licencia de obra menor para "arreglo de fachada y pintura de la misma y arreglos varios de albañilería". Sin obtener la aprobación de dicha licencia por parte del Ayuntamiento, el propietario del precitado restaurante finaliza los trabajos en los que coloca bancos de obra de gran peso y tamaño sobre la cubierta de aparcamientos en mal estado. Esta cubierta está calificada como VIARIO PÚBLICO con grado de protección Tipo 1 al estar limitando con el precitado monumento.

    El 8 de Agosto de 2013, la Policía Local y la Policía Nacional acuden a la zona pública de la Torre Vigía tras recibir un aviso del 112 donde les alertaron que un señor de 60 años estaba herido con sangre y serios golpes por toda la cara y cuerpo debido a una presunta agresión por haber accedido a la zona pública de dicho monumento. Según la denuncia recogida por la Policía Nacional indica como presuntos agresores al actual presidente de la Comunidad General de la Urbanización Torremuelle, Sr. Motamedi, y a su hermano; dueños del citado Restaurante Blankko (antiguo El Mirador). Al parecer, los hermanos Motamedi habrían agredido a nuestro vecino de 60 años de edad, mientras otros dos hombres (trabajadores que se encontraban realizando las obras en la zona) lo sujetaban e inmovilizaban, propinándole serios golpes en el ojo izquierdo y en la cabeza, además de numerosas patadas por todo el cuerpo cuando nuestro sexagenario vecino habría sido tirado al suelo por los presuntos agresores.



    A mediados de Agosto de 2013, la rotonda sur, colindante al actual restaurante Blankko, en la que se emcontraba la escultura "La Maternidad", es totalmente destruida y se construye una nueva rotonda adaptada a la imagen corporativa del mencionado establecimiento. Todo ello, al parecer, sin licencia de obras, sin proyectos y sin autorización del departamento de Vías y Obras. La citada escultura resulta dañada y es tirada en un rincón de la urbanización. El 28 de abril de 2014, dicha escultura es instalada por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en el Centro de Salud Torrequebrada e inaugurada (como nueva) por la alcaldesa de Benalmádena, Paloma García Gálvez (PP).

    Antigua rotonda


    SIN TENER APROBADA NINGUNA LICENCIA DE OBRAS por parte del Ayuntamiento de Benalmádena, las obras del restaurante y todo su entorno finalizan.

    Inauguración.

    El sábado 17 de Agosto de 2013 se procede a la apertura al público del local. Recordemos que la zona exterior como el propio restaurante, según PGOU, están en zona protegida y cualquier obra menor o mayor debe estar estrictamente controlada por los técnicos del Ayuntamiento de Benalmádena, cosa que no se ha hecho; como estamos comprobando.



    No contentos con la apertura, el 31 de agosto se realiza la inauguración oficial de nuevo local, ahora denominado Blankko Restaurant & Lounge, con la celebración de un evento patrocinado por el propio Ayuntamiento de Benalmádena y en el que asistieron tres concejales del PP: Juan Adolfo Fernández Romero (concejal de Turismo), Yolanda Peña Vera (concejal de Cultura y Educación) y Concha Cifrián Guerrero (concejal de Vías y Obras) que asistió, además, en representación de la alcaldesa, Paloma García Gálvez (alcaldesa y concejal de Urbanismo). A dicho evento también asistieron representantes de otras entidades. Todos ellos se pasearon por estos terrenos a sus anchas sin las pertinentes licencias ni de obras ni de concesión. Además, como pudimos escuchar gracias al potente equipo de sonido que tiene instalado este restaurante en el exterior, la edil Concha Cifrián tuvo la desfachatez de dar un discurso agradeciendo la buena labor de la familia propietaria de dicho establecimiento, es decir, a los señores que se saltan y se ríen de la burocracia y hacen barbaridades en una zona histórica-artística.

    Concha Cifrián (concejal de Vías y Obras)

    Yolanda Peña (concejal de Educación y Cultura)
    En noviembre de 2013, los vecinos de la zona asistimos con asombro a la restricción de los accesos a la Torre por la propiedad del restaurante. Las entradas principales a la Torre Vigía eran cortadas mediante una puerta y cordones que impiden el paso y tránsito de los ciudadanos. Todo ello sin permiso del Ayuntamiento de Benalmádena ni de la Delegación Territorial de Cultura en Málaga, requisito indispensable al tratarse de una zona declarada Bien de Interés Cultural.

    Sólo es posible la entrada a la misma por los clientes del negocio. No sólo se han cerrado los accesos al viandante, sino que además se han reducido considerablemente las zonas verdes que pertenecían a la Torre Vigía y se han incluido dentro de la propiedad privada del local que vienen siendo usadas para la colocación de mesas y sillas para el consumo de la clientela. 

    Dicho monumento histórico, la Torre Vigía, está siendo objeto de reclamo en la publicidad emitida por el propietario del local, por lo cual, ha dejado de existir la finalidad cultural para la cual está concebido el mismo.


    A finales de Enero de 2014 presentamos ante el Ayuntamiento de Benalmádena varios escritos, junto a fotografías, que no hacían más que verificar lo que aquí venimos a denunciando, así como también de otras irregularidades que en la zona se llevan produciendo desde hace meses.

    Otras irregularidades

    Música: La normativa relacionada con los salones-lounge sólo permite tener un hilo musical con limitadores de sonido. En cambio, dicho local posee en el exterior (terraza) instalaciones de equipos de reproducción sonora a elevados decibelios, ofrece conciertos musicales en el exterior y pone música a elevados niveles a altas horas de la noche, produciendo serías molestias al vecindario.





    Accesibilidad: Según el DECRETO 293/2009, de 7 de julio, Reglamento que regula las normas para la accesibilidad, dicho restaurante no cumple con muchos de sus apartados.


    Por ejemplo, el local se encuentra a un desnivel mayor de 5 centímetros y carece de rampa, tapiz rodante o ascensor que dificulta la accesibilidad a las personas con cualquier tipo de discapacidad. Las escaleras de acceso carecen de material antideslizante y barrotes verticales (los que hay son horizontales y tienen una separación de más 10 centímetros y son escalables). Posee solamente pasamanos en un solo lado y son difíciles de asir. Los actuales barrotes horizontales tienen una amplia separación que, en caso de un traspié u otro infortunio, puede caerse un adulto o un niño a la vía pública. Una caída desde estas escaleras puede ser MORTAL.

    Uso indebido de la zona verde pública y venta de alcohol: Como sabemos, se está haciendo uso, sin ninguna concesión ni otra autorización municipal, de los terrenos contiguos al restaurante que son zona verde de dominio público y, por tanto, sin la pertinente licencia se está vendiendo y consumiendo alcohol sobre estos terrenos.



    Uso de la cubierta (techo de los aparcamientos de la calle Paseo Bellavista): Sobre esta cubierta de dominio público (según el PGOU) han construido unos bancos de obra de gran peso y tamaño. Como se puede observar, los bajos de esta cubierta no están en buen estado. Los pilares fueron reforzados, pues eran más alto de lo normal y cimbraba la cubierta. Hace unos años se reparó el desprendimiento de serios cascotes de cemento y restos de bovedillas que cayeron encima de los vehículos estacionados debajo. Recientemente se ha vuelto a desprender cascotes de cemento y ha causado grandes desperfectos a un vehículo. Además, cada vez que llueve, dicha cubierta sufre grandes filtraciones de agua. Desde que dicho local está abierto, numerosos clientes pasean, bailan y consumen alcohol sobre esta cubierta, por lo que supone un peso extra sobre la misma. También desconocemos por qué a este establecimiento sí se le ha permitido colocar mobiliario fijo (de obra) mientras a otros del municipio se les prohíbe.




    Denegación de las licencias solicitadas.

    Ante el anuncio por parte de los vecinos de llevar a cabo una manifestación a las puertas del Ayuntamiento de Benalmádena. La Asesoría Jurídica del Ayuntamiento toma, rápido y corriendo, las siguientes mediadas:

    El 26 de febrero de 2014, el Ayuntamiento de Benalmádena deniega la licencia de obra menor solicitada el 02/04/2013 para la "instalación de alumbrado decorativo en el jardín". Según señala el técnico: "dado que para actuaciones de este tipo de suelo se requiere que sea de iniciativa municipal, que no es el caso, NO PROCEDE, la instalación solicitada, lógicamente la que corresponde a la zona verde pública"

    A pesar de ello, aún el Consistorio no les ha requerido su demolición o restauración de la realidad física alterada.

    El 10 de marzo de 2014, el Ayuntamiento deniega la licencia solicitada el 01/06/2013 para "arreglo de fachada y pintura de la misma y arreglos varios de albañilería" basándose en el artículo 5.3 del Reglamento de Disciplina Urbanística de Andalucía que establece:
    "Las licencias urbanísticas deben otorgarse dejando a salvo el derecho de propiedad y sin perjuicio del de terceros, y para solicitarlas no será necesario acreditar la titularidad de los inmuebles afectados, salvo cuando su otorgamiento pueda afectar a los bienes y derechos integrantes del Patrimonio de las Administraciones públicas […]"
    Es decir, que los propietarios del restaurante tiene el "uso y disfrute" de dicha cubierta, pero no son los propietarios de la misma, pues se trata de un dominio público. Y, por tanto, su USO ES COMPARTIDO.

    A pesar de ello, tampoco el Consistorio les ha requerido su demolición o restauración de la realidad física alterada.

    La irregularidades por parte de la Delegación de Cultura de Málaga

    Tras visionar el expediente existente en el Ayuntamiento de Benalmádena, el 17 de marzo de 2014 presentamos un escrito en la DELEGACIÓN TERRITORIAL DE EDUCACIÓN, DEPORTE Y CULTURA DE MÁLAGA ya que detectamos que en el Informe Favorable emitido por dicha Administración Cultural había varios errores, entre ellos, que el Servicio Técnico no ha sabido cuál es la parcela propiedad privada ni cuál es la parcela propiedad pública; ambas consideradas en PGOU como "zona de protección integral tipo 1" existiendo por lo tanto un error en el objeto, y que las obras acometidas por un particular para beneficio propio se han producido en terrenos protegidos de dominio público.


    Un mes después, recibimos contestación por parte de la Delegación Territorial de Cultura en el que nos emplaza a la Administración local por falta de competencia en los citados terrenos públicos del entorno de la Torre Vigía.

    Manifestación

    El 27 de Marzo de 2014, dado que no recibimos respuesta de los escritos presentados en el Ayuntamiento de Benalmádena, los vecinos convocamos una manifestación en la puerta del Consistorio para que escuchasen nuestras quejas y reivindicaciones. Ni la alcaldesa, ni sus concejales, nos recibieron.



    La irregularidades por parte del Ayuntamiento de Benalmádena

    Como se puede comprobar, no entendemos cómo el Ayuntamiento de Benalmádena ha podido conceder la licencia de apertura y, además, cómo ha consentido todas estas irregularidades sin permisos, sin autorizaciones, sin licencias…

    Consideramos que el Ayuntamiento de Benalmádena no han cumplido con sus obligaciones para proteger y salvaguardar este Patrimonio Histórico de nuestro municipio, por el que SE HA PRODUCIDO UN "ATAQUE" AL CONJUNTO DEL MONUMENTO AFECTANDO A SUS VALORES CULTURALES. También sin control de las autoridades se procedió a la remoción de tierras de la zona protegida, por lo que no se asegura que no se ha dado lo dispuesto en el artículo 50, Régimen de los hallazgos casuales, de ley 14/2007 de 26 de noviembre de Patrimonio Histórico de Andalucía.

    No entendemos cómo se ha permitido semejante barbaridad en dicho entorno de protección de un Bien de Interés Cultural, vulnerando los valores culturales del mismo, por parte de la Administración local. Un acto similar sería impensable que ocurriera, por ejemplo, en el casco histórico de Toledo o en Santillana del Mar (Cantabria). En dichos lugares a ningún vecino se le ocurriría enfoscar una pared de blanco y, mucho menos, que se lo permitan las autoridades competentes.

    Tampoco entendemos por qué aún no se ha requerido la demolición o restauración de la realidad física alterada de la zona si se han denegado las licencias de obra menor solicitadas por no ser compatibles.


    Información complementaria

    Según hemos podido saber, los propietarios de dicho restaurante solicitaron en 2001 al Ayuntamiento un exceso de cabida (metros de terreno que no constan inscritos en el Registro de la Propiedad ni en el IBI) que abarcaba todo el terreno público, incluido el propio monumento, para la construcción de 42 apartamentos. En su día, los técnicos realizaron un estudio y fue denegado dado que existía la posibilidad de invasión de la zona verde pública.



    Conclusiones

    Por ello, ante todas estas injusticias e irregularidades, los vecinos de este pueblo debemos tomar conciencia y actuar, porque igual que se les ha permitido todas estas imprudencias, en un futuro también les pueden permitir construir los 42 apartamento sobre los terrenos públicos protegidos, y quién sabe, si por esta regla de tres, le permiten también enfoscar la torre o tirarla abajo para construir una piscina. Cualquier cosa se puede esperar con los gobernantes de este municipio que ampara al responsable de estos numerosos atropellos y desprotege a los que los denuncia.

    Fotografías: obtenidas del perfil público de Facebook de Blankko Restaurant


    10 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Quizá después de esta reunión se firmaron otros convenios en una cafetería. Si no, todas estas irregularidades no se entienden http://www.benalmadena.com/noticias/N1047/Nuevos-servicios-en-Torremuelle.html

    Anónimo dijo...

    Interesante información.

    Anónimo dijo...

    Todo esto se podria llevar a espejo publico,y a la television local y autonomica.Muy buen articulo enhorabuena publicarlo en la pagina del ayuntamiento Benalmadena que todos los vecinos lo vena no?

    Anónimo dijo...

    Benalmadena corrupta, en este municipio se puede hacer lo que quieras dando maletines bajo la mesa.

    Anónimo dijo...

    Es lamentable que para hacer daño hacia personas que se interesan por mejorar una urbanización como es Torremuelle se difame de esta manera tan grande y se distorsione la verdad de lo acontecimientos que en dicho articulo son detallados. Deberíamos de mirar la realidad y ver que la Torre Vigía ahora esta mucho mejor y que dichas reformas han mejorado el aspecto de la misma, como es el cuidado, limpieza y mejora de las zonas verdes de los bancales. La verdad deberíamos ver la realidad y no dejarnos influenciar por comentarios distorsionados ni por difamaciones.

    Anónimo dijo...

    Cualquier municipio o comunidad estaría orgulloso de tener un restaurante de estas características, ya que solo ver lo bonito que es es y el prestigio que le da un sitio así a nuestra urbanización en todos los aspectos, es digno de se admirado en vez de intentar desprestigiar a niveles desorbitados. Ademas no es cierto que haya grandes equipos de sonido ni haya una música a grandes decibelios ni molesta,sino todo lo contrario. Vivo muy cerca y jamas escuche ruido estrepitoso es mas jamas escuche ruido. No es cierto que haya jaleo ni jovenes bebiendo alcohol sino todo lo contrario, clientela elegante, madura, de nivel y con clase. No es un lugar de copas, es un restaurante muy elegante donde comer mientras se respira una atmosfera tranquila y poder posteriormente tomar una copa , café o lo que se apetezca tranquilamente relajado mirando las maravillosas vistas. Así que no entiendo como podemos ir en contra de algo que es beneficioso para nuestra urbanización y le da un gran nivel, así como otra serie de mejoras que hay en nuestra urbanización como la nueva parada de autobús, o los diferentes arreglos en la mejora de las rotondas, y muchas cosas mas.
    Por favor basta ya de difamar y crear este ansia de malestar.

    Torremuelle Información dijo...

    Estimado anónimo del día 25-03-14 a las 11:28 y 11:31h.: ¿Difamar es decir la verdad? En este artículo, como en los otros, no estamos difamando, estamos diciendo la verdad. No nos inventamos nada. De todo estos asuntos tenemos documentación.
    ¿Quiénes son estos señores para decirnos por dónde debemos subir a la torre y por dónde no?, ¿quiénes son para corta los accesos a unos terrenos públicos que forman parte del entorno de protección de la torre sin autorización municipal y sin autorización de la Delegación de Cultura?, ¿quiénes son para enfoscar las piedras centenarias sin licencia de obra? A este señor se le ordenó paralizar unas obras por no tener ninguna licencia, y la desobedeció y continuo con ellas. Esto no es una difamación, es la realidad y pregunte en el ayuntamiento. Ha cambiado una rotonda y la ha adaptado a la imagen corporativa de su negocio, también sin licencia. Los jardines de la torre siempre estuvieron perfectamente cuidados por los jardineros de la comunidad pagado con nuestro dinero y cuando este señor entró de presidente los dejó abandonados para utilizarlo como pretexto para justificar sus obras, tal y como ha hecho en los informes que ha presentado en el ayuntamiento y en la Delegación. Obras que realizó sin licencias y que ahora el ayuntamiento le ordena a deshacer por decreto. Si el ayuntamiento lo sanciona o le dicta un decreto será porque algo está haciendo mal. En este blog no nos dedicamos a difamar, simplemente a informar sobre lo que ocurre en Torremuelle, a decir la verdad. Aún nos queda mucho más por contar de todo los documentos que estamos recibiendo en nuestro email (denuncias, facturas, contratos, fotografías, actas notariales...)
    Difamar es decir que lo que aquí se cuenta es una difamación para quitarnos credibilidad. Porque claro, ¿qué va a decir este señor? ¿Qué es verdad que ha hecho en su restaurante y en la comunidad lo que le ha dado la gana sin licencias porque ser presidente de Torremuelle y tener buena amistad con el PP le da derecho a saltarse la burocracia y la legalidad? La zona de la torre le puede usted parecer bonita, encantadora… pero que sepa que está pisando una zona donde todo lo que se ha hecho es ilegal, y algunas en peligro de derrumbe que podía haber dado lugar a una tragedia, ¿prevenir una tragedia, también es una difamación? En cuanto a la música, simplemente vea el vídeo que hay en este portal, si a usted le parece que esto no molesta, como la irregularidades… allá usted. Nosotros, en cambio, no vamos a ser cómplices de todas estas irregularidades ni la vamos a permitir.

    Anónimo dijo...

    LLama poderosamente la atención que el único comentario (de anónimo de de 25 de Marzo), que no sigue la "linea editorial" de éste blog, es inmediatamente contestado con frases despectivas e insinuaciones de mal gusto.
    Entenderán Uds, Señores de "Torremuelle Información" que hay vecinos que no estamos en ningún "bando" y que no medimos nuestro aprecio por nuestro entorno en el número de denuncias ni en el de medias verdades o verdades a medias vertidas en distintos medios???
    Entenderán que algunos apostamos por el entendimiento , la convivencia y el acercamiento de posturas?
    Entenderán que algunos creemos que estamos dando una imagen nefasta que nos afectará a todos?
    Sin anímo de polemizar, por cierto, si quieren dar información tal y como reza el título de este blog, intenten contrastarla en aras de la más elemental ética. Por ejemplo cuando ponen una foto de la torre y afirman que se han enfoscado piedras históricas, solo convencen a quien lleva poco tiempo en la zona, pues cualquiera que tenga interés puede comprobar gráficamente que existen numerosas fotos antiguas de la torre en la red donde no aparecen esas supuestas piedars centenarias.
    Espero que el resto de informaciones que hay en este blog tengan una mayor consistencia y verecidad .
    Se dan cuenta Uds. que es muy facil "buscar" fallos para poner en evidencia a los demás??
    En fín, espero que la Mayoría de vecinos que no estamos en ningún "bando" sea consciente de que no hay que dejarse manipular a la primera de cambio por intereses que no están del todo claros.
    Saludos.

    Torremuelle Información dijo...

    Estimado anónimo del día 02/04/14 a las 11:28: Defender lo indefendible, es muy difícil. No estamos manipulando a nadie, pues no nos estamos inventando nada. Simplemente damos información y opinión de todas las cosas ilegales que están sucediendo en nuestra urbanización. Que da la casualidad que todo coincide con la misma persona, y a usted le sorprende, pues qué quiere que le digamos… a nosotros también. Que usted haya requerido a una matización para intentar quitarnos credibilidad, la verdad que es insignificante entre tanta "marabunta" de ilegalidades. Matizar que unas piedras tengan doscientos, cien , cincuenta o dos años, no da derecho a hacer con ellas lo que uno quiera sin licencia y sin autorización municipal. Para su información, los bancales de piedras "centenarias", o no centenarias, a lo largo de los años han sido considerados por la ciudadanía parte del monumento siendo un complemento paisajístico más del lugar. Además han transmitido los mismos valores culturales que la propia Torre Vigía al considerarse también elementos defensivos de la época histórica, y es por ello por lo que los terrenos donde se hallan dichos bancales fueron y son declarados de dominio público. Aparte de que también la Disposición adicional cuarta de la ley 14/2007 de 26 de noviembre de Patrimonio Histórico de Andalucía establece un entorno de protección de 50 metros, es decir, estas piedras, tangan los años que tengan, están dentro de ese perímetro y por tanto también es considerado Bien de Interés Cultural y amparado por dicha ley. El artículo 20.2 de la LPHA establece que "Las restauraciones respetarán las aportaciones de todas las épocas existentes…" El artículo 20.3 de LPHA indica que "Los materiales empleados en la conservación, restauración y rehabilitación deberán ser compatibles con los del bien. Los métodos constructivos y los materiales a utilizar deberán ser compatibles con la tradición constructiva del bien". Y así sucesivamente…

    Anónimo dijo...

    Contestación a los anónimos defensores de lo ajeno y ( Ponerlo Bonito ) ¡¡ están ustedes defendiendo una ilegalidad!! Se os ve el plumero. Esto me recuerda a la carta del Sr. presidente respecto a la basura de los vertederos, donde defiende la ilegalidad de los mismos, y si no nos aumentara la cota comunitaria. Lo dicho defensores de lo ajeno, ¡¡Se os ve el plumero !!

    Publicar un comentario

     

    Torremuelle Información (c) 2014 Templates by Bloggermint. Licencia Creative Commons Este blog está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.